martes, 22 de septiembre de 2009

Rafting y barrancos en Cazorla

Bueno, después de varios problemas “técnicos” de una índole y otra, al final aquí tenemos la crónica de las actividades realizadas por el mes de julio en Cazorla. Como ha pasado ya casi mes y medio, la crónica la voy a hacer sin entrar en muchos detalles.

La programación era realizar el rafting el sábado por la mañana y por la tarde hacer algún barranco, dejando el domingo para el segundo barranco y vuelta para casa.

Con esta programación, Vanesa, Nuria, Nacho y el menda, nos fuimos el viernes para no darnos el palizón del viaje, pero entre una cosas y otras salimos a las mil de Sevilla (que raro, no??) y llegamos a las tantas a la zona, por lo que buscamos un sitio para dormir y el resultado fue un estupendo olivar con ladridos de perros de fondo, en caso es que después de la copita de rigor nos pusimos a dormir. Así, durante la noche, a eso de las 4:30 de la madrugada parece ser que paso por nuestro lado un ciervo que sorprendentemente “NO VIMOS”, pero no fue por que Nacho no nos aviso de forma enérgica.

La siguiente interrupción se produce sobre las 7:00, hora en la que empiezan a pasar unos magníficos tractores, coño, como que estábamos en una zona de olivos. Bueno, pues por último, sobre las 9:00 aparece el dueño del olivar para instalar el riego por goteo, por lo que decidimos que “ya habíamos descansado bastante”, bueno no sé, el caso, que nunca, pero nunca, pernoctéis en una zona agrícola.

Tras esta noche ajetreada, nos desplazamos hasta el punto de encuentro con el resto del personal, concretamente al emplazamiento de la empresa contratada para el rafting. Allí nos reunimos todos: segundo grupo sevillano (Adolfo y Paco), el comienzo del comando Málaga (Dani y Carlos el inmovilizado) y los egmasianos. Así pues, empezó la actividad con las sucesivas escenas que podéis ver en el video adjunto. Ni que decir tiene que los monitores nos catalogaron como el grupo más cafre de la temporada, ya que no dimos tregua a nada, ni a nadie, gente al agua de nuestra barca y del resto, abordajes en toda regla, robos de remos al más estilo “piratas de Caribe”, incluidos raptos en plena travesía. Al final creo que llegamos los primeros, no se si por tener al incombustible nachete como fuera borda, al descompasado Dani o a las mejores capitanas (Vanesa y Nuria), el caso el que solventamos las situaciones y salimos sanos y salvos, pero creo que con ganas de que hubiese sido más largo y vivo. Por lo menos es mi opinión.
Descansamos un poco con unos aperitivos del bien conocido DaniChef, aunque creemos que también participó su madre la Gran Dani, a la cual le agradecemos esos pedazos de tortillas de papas. Bueno, pues repuestas las fuerzas, nos separamos de los egmasianos rumbo al barranco de la Cerrada de Utrero.

Una vez allí, nos dimos prisa en coger las cosas y equiparnos, para realizar la aproximación y empezar cuanto antes, ya que la noche se nos echaba encima y la verdad es que esta vez no cumplimos con el pronóstico de tardar una eternidad, ya que lo hicimos de corrido y salimos antes de anochecer (no obstante, apuntar que llevábamos frontales por si las moscas). La verdad que fue un barranco disfruton a asequible, pero lo que más llamaba la atención es la cantidad de “bañistas” que van saltando de piedra en piedra y de poza en poza. Después para que vengan pidiendo permisos……

Dejando la burocracia a un lado, en la salida del barranco nos tomamos una cervecitas insitu que sentaron la mar de bien y después a cenar y a buscar sitio para dormir. Que para esta noche el destino nos reservaría un estupendo mirador romántico e íntimo, con veladores incluidos para tomar esas copas de rigor.

Pasada la noche, todos menos Carlos “el malagueño movilizado”, que ya había tenido su dosis de aventura, nos desplazamos hasta la presa de La Bolera, de la que parte el Barranco que realizamos y que le da nombre. Cogimos todas las cosas y nos metimos para dentro, equipándonos en la cabecera del mismo barranco. Aquí, Paco paquete tomó las riendas del grupo y nos dirigió de forma muy profesional por todos los rapeles y saltos (se gano el jornal ese día).
Del barranco decir que una pasada, bonito y resultón, muy acuático y con zonas de muy reseñada fotografía. Lo más bonito para mí la gran cortina de agua que se puede disfrutan en medio del barranco, así la ducha está asegurada.

Bueno, una última cosilla, quisiera aprovechar para comentaros que en estos barrancos, el personal a rizado más el rizo metiendo una dificultad más al barranquismo, la MODA, y me explico, ya no podemos ir a un barranco tal cual, sino que ahora, además, debemos preocuparnos del “conjuntito” que llevemos, ya que algunos de los aventureros gastaron (y bien dicho gastaron, por que se rompieron en los dos barrancos) un cubre-arnés con estampados de vaca. Sí, sí como lo estáis leyendo, y si no fijaos en el video. La verdad que un puntazo, ya que puede servir como camuflaje en un momento dado y nada como ir marcando modas.

5 comentarios:

Nuria dijo...

jajajaja, me encanta :)

yo tampoco vi el ciervo, pero al menos Nacho tampoco me despertó para verlo :P

Nuria dijo...

por cierto...soy torpe o no puedo clickar en los videos??

José María en los EE. UU. dijo...

este iván....si es que... no es cosa tuya guapa,el iván necesita su tiempo...

Nuria dijo...

ay me encnatan los videos!!! jajajaja, son super chulis!

a ver si ami vuelta podemos hcer algo..aunque los barrancos ya no estaran disponibles hasta casi el verano jeje...

pero podemos ir ahacer un picnic al campo junto con marcha, ascenso, escalada u otros menesteres no???

un saludo a todos!

nacho dijo...

Poco a poco el Iván se está convirtiendo en todo un videoproductor, si si.

Actividades planificadas